ESTABA ESCONDIDA Y DE PRONTO ME ENCONTRÉ

Posted on

Estaba escondida, y de pronto me encontré.

Estaba escondida, sin ser muy consciente de ello…y sin ser muy consciente tampoco, de pronto me encontré… entre los primeros brotes de primavera que yo misma había sembrado, recogiendo los añicos de un amor mal expresado, saciando la sed de mostrarme transparente, refugiándome en los cálidos colores del otoño, abriendo la jaula que yo misma forjé a los primeros aleteos de libertad, dejando de esperar esas grandes ocasiones para empezar a vivir cada momento, disfrutando el paraíso que supone poner en práctica las ideas, celebrando la alegría de sentir a cada instante, sustituyendo la vanidad de quien no quiere ver por la aceptación de la belleza de quien se atreve a mirar, venciendo la batalla, esa batalla contra mi (misma), abrazando el dolor y el placer con la misma intensidad, rindiéndome al universo y al momento presente, defendiendo a los pájaros que se quedaron a vivir en mi cabeza, aceptando que cada ruta me llevará al punto de partida, a mí, colocando las piezas que ya tengo…

Estaba escondida, y de pronto me encontré. 

Estaba escondida bajo el oscuro y áspero manto de la insatisfacción que traen las dudas, los miedos, y el sentirse vulnerable, y de pronto me encontré en el inminente despertar de mi firme, sincera y propia mirada.

Estaba escondida, y de pronto me encontré.

Cámara y amor!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *