PROYECTO ELLA (VII): “VAIVÉN” POR ESTHER PRIETO SÁNCHEZ

Posted on

El mar, en calma, puede despejar las mentes más enredadas, reubicar la madeja y desenmarañarla. Poco a poco, respirando, detener esa montaña rusa emocional que crea la mente. Trabajo arduo, al que auxilia escuchar las olas romper con la mirada perdida en el horizonte; lanzarse al agua y sentir las gotas saladas en la piel, secándose al sol… sumergiéndote en tu burbuja, macerando la serenidad que atrapa.

Sin embargo, mi mente hoy no quiere estarse quieta. Me duele el ser y todo me parece un mundo… levanto la vista, respiro hondo y… nada; el barullo en mi cabeza continua cada vez más fuerte, conmemora y adolece aquello que no se quiere expresar, lo que no se quiere sentir, lo que no se quiere sacar, por rabia, por miedo, por todo, por nada… la homeostasis en lucha para no perder su zona de confort. Indiscreta, me recuerda que todo lo que va a parar al mar, retorna; que de furiosa se traga todo, lo manda al fondo o lo escupe; lo mismo un pensamiento, que una barcaza, que una vida humana… tantas. En ese abatimiento, salgo de mi pequeño mundo ¡qué banalidad de problema comparado con la realidad de lanzarse a vivir o perderlo todo! Estremezco ante la escena; el mundo globalizado sojuzga con sus valores universales relativos y su ceguera selectiva… con la impunidad al amparo de quienes sustentan la batuta del privilegio.

Respiro y, egoístamente, mi pequeño mundo se alza soberano devolviendo al centro aquello que, chocando como polilla contra una bombilla encendida, te vuelve pequeñita y te quita la energía. Pero hoy he tomado la decisión de no dejarme embaucar por su luz; uno, dos, tres… doy el paso, la mente calma ¡qué sensación de libertad!

                                                                                                                                                    Esther Prieto Sánchez


Conocí a Esther un día de Extremadura hace ya algunos años, en persona, porque ya antes había oído hablar de ella, Extremadura es muy pequeña, y afortunadamente algunas de las personas que tenemos en común nos ha llevado a coincidir alguna vez. Esta es una de esas veces. Y es que si algo puedo decir de Esther, es que es una de esas personas que siempre están dispuestas a colaborar y a acompañar, y que me hace sentir un poco menos sola en esa loca creencia de que el mundo puede ser mejor. Es educadora social y antropóloga, puede que no tenga un lugar online que podáis visitar para conocer un poco más su trabajo, pero os aseguro que ella no deja de visitar lugares y proyectos para realizarlo y aportar lo mejor de ella misma. Gracias Esther por unirte y defender también este proyecto. 

Esther Prieto Sánchez

Esther Prieto Sánchez, piornalega, con la suerte de verse rodeada por familia y amistades que la quieren y la apoyan, empujándola a crecer. Desde pequeña ha tenido un fuerte impulso por defender a quien consideraba estaba siendo tratado injustamente, lo que aprendió en casa. Desde ese impulso camina desde hace tiempo poniendo empeño, esfuerzo y tiempo, tanto a nivel formativo, como profesional y  personal. Bajo esa mirada del que realmente piensa que todas somos iguales y la diferencia nos enriquece; que nos queda mucho por aprender y por hacer, pero que por algo se empieza. El objetivo, aportar un granito de arena para construir un mundo más justo, más equitativo, donde las miradas prevalezcan al miedo que esconde el odio; y en eso anda, desde lo que considera la base de todo cambio: la educación en pro la de la convivencia intercultural y el feminismo.

One Reply to “PROYECTO ELLA (VII): “VAIVÉN” POR ESTHER PRIETO SÁNCHEZ”

  1. Subrayo todas tus palabras. Soy amiga de Esther y he de decir que es una persona mágica. Lo que más me gusta de ella es que siempre dice lo que piensa y lo que otros no se atreven a decir, aunque lo piensen. Capaz de abrir los ojos a el más ciego que no quiere ver.

    Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *