PROYECTO ELLA (X): “SAMURÁI” POR LUNA PAREDES

Posted on

No estoy seria.

Te miro. Te observo. Te estudio. Compruebo cómo se mueven tus ojos. Cuándo parpadeas. Cómo se cierran tus puños. Cuándo se hincha tu pecho y cuándo sueltas el aire para volver a moverte de nuevo.

No estoy seria.

Déjame mirarte así. Déjame estudiarte así. Déjame adivinar tu próximo movimiento y sorprenderte con el mío. Deja que nuestros cuerpos se muevan y se escuchen y se alarmen y se huyan y se atraigan.

No hace falta que mires la catana. Lo importante no es la catana. Lo importante son los ojos que hay detrás. Los ojos que miran y ven, que escuchan y sienten, que atienden, que estudian y aprenden. Que observan tu cuerpo para que pueda bailar con él.

Lo importante son los ojos que hay detrás, y no estoy seria.

Los primeros samuráis no eran guerreros, sino sirvientes. Los primeros samuráis cuidaban a los ancianos. Servían. Cuidaban. Deja que te mire así, con esta arma que mis manos han aprendido a sujetar mientras te miro y me miras y nuestros cuerpos se reflejan en este filo y bailan juntos porque se sirven el uno al otro y se cuidan.

Lo importante son los ojos. Lo importante es que tal vez un día este filo refleje mis ojos y entonces me vea. Y entienda que, durante todo este tiempo, estaba aprendiendo a conocer cuándo parpadeo y se cierran mis puños y respiro y se mueve mi cuerpo. Y entienda que, durante todo este tiempo, sobre todo estaba bailando conmigo.

No estoy seria. Te miro. Me cuido.

                                                                                                                                                                  Luna Paredes


Las circunstancias me han invitado a salir armada últimamente, y haber aceptado su invitación no es algo de lo que me sienta orgullosa. Quizá por eso tenía un gran conflicto con mostrar e incluir esta imagen en la serie. Pero eso también forma parte de mi. Afortunadamente la vida siempre pone en tu camino todo lo que necesitas justo en el momento que lo necesitas. Hace muy poquito que conozco a Luna, sin embargo, con esta ya es la segunda vez que su presencia y su honestidad, me han salvado o más bien me han mostrado que estoy a salvo. Porque mostrarse vulnerable no es en ningún caso un signo de debilidad. Gracias Luna por desarmarme una vez más. Creo que su sensibilidad y capacidad de empatia  son las cualidades que la hacen grande, como actriz y como mujer. Y si bien se ha mostrado honesta y transparente a través de cada palabra de este texto aquí tenéis también su bio y el enlace a su web.

Luna Paredes

Desde pequeña le gusta vestirse en otras vidas para contar historias. Estudió Interpretación en La Lavandería Teatro, nunca ha dejado de estudiar y ahora forma parte del entrenamiento estable del Teatro La Abadía. Decidió hace muchos años que quería formar parte de ese grupo de artistas que hacen del teatro un lugar un poco mejor, más justo y más bello. Por eso trata de crear o de formar parte de proyectos que hablan de lo que somos, de lo que podríamos llegar a ser y de lo que ojalá jamás seamos. Además de actuar, estudió Filología Hispánica e hizo un doctorado sobre teatro argentino, ha dirigido algunos espectáculos, escribe de vez en cuando, ha colaborado en programas de radio y ha coescrito libros sobre divulgación lingüística, ha dado clases de interpretación, lleva años dedicándose a llevar las redes sociales de la compañías teatrales por las que pasa y ha entendido que la imagen que damos no es siempre la que somos, viaja menos de lo que querría, cuando tiene un buen libro entre las manos se olvida del mundo y podría vivir escuchando solo rock de los 70.

https://lunaparedes.jimdo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *